Lana Merina, mi fiel compañera de viaje

Cuando uno se propone viajar lo más ligero posible es importante seleccionar cuidadosamente lo que vas a meter en tu mochila. Poca cantidad de ropa significa menos peso pero también significa que vas a tener que lavar ropa muy a menudo: cuando viajas no siempre disponemos del tiempo suficiente para lavar o a veces aunque lavemos nos encontramos en que no tenemos tiempo suficiente para que lo lavado se seque.

Por otra parte si no movemos por climas calurosos o muy calurosos la sudoración natural hace que tengamos que cambiar de ropa con mucha frecuencia si no queremos andar por allí desprendiendo un aroma desagradable para nosotros mismos y para los demás.

En nuestra vida de cada día es frecuente que usemos prendas de algodón, por su confort y precio.  Quienes practican actividades deportivas saben que el algodón no es idóneo ya que absorbe la transpiración (literalmente la chupa de nuestro cuerpo) acelerando la deshidratación del cuerpo y dejando éste frío rápidamente ya que seca con mucha dificultad. En el ámbito deportivo esto se ha resuelto usando materiales sintéticos con propiedades de poca absorción del sudor y secado rápido. Son las típicas prendas que usamos para salir a correr o hacer trekking que podemos encontrar en cualquier tienda de deporte.

Estas prendas pueden servir para el día a día cuando uno se encuentra de viaje por climas cálidos  aunque yo personalmente les encuentro do grandes defectos.  El primero es estético, estas prendas  suelen venir con colores más bien chillones, aunque usando ropa de verano para montaña  encontraremos colores y diseños más “normales.

El segundo inconveniente, más problemático, es que si bien estas prendas cumplen su papel termorregulador a la perfección tienen el gran inconveniente de que las fibras que las componen retienen los malos olores corporales, hasta el punto que después de uno uso intensivo y prolongado estas prendas siempre conservan algún olor, incluso después de lavadas.

DSC_4358-2Una alternativa interesante que se me presentó cuando empecé a documentarme sobre el tema es el de la lana merina

Esta lana ha tenido un resurgir en popularidad desde hace unos 20 años para aquí y en los últimos tiempos ha venido ganando fuerza cómo prenda para practicar deporte debido a sus cualidades y propiedades. En el mundo del viaje también ha ganado popularidad por los mismos motivos

Ventajas de las prendas elaboradas con lana merina

  • Termorregulación
  • confort óptimo
  • secado rápido
  • no retiene olores (o no tanto)

Inconvenientes

  • Su precio
  • Durabilidad

He venido usando  estas camisetas en varias condiciones de viaje y climas y he de decir que mi satisfacción es total, es más cuanto más las uso más incondicional me vuelvo !

Esta es mi experiencia con ellas:

En cuanto a confort, creo que es inigualable. Existen varias marcas en el mercado, aunque en España aún puede resultar complicado encontrar mucha variedad en cuanto a modelos y colores. La cadena de deportes Decathlon tiene varias a la venta, sobre todo en sus catálogos de invierno, pero también ofrece camisetas de manga corta. Yo personalmente uso las de la marca Icebreaker que es una marca de Nueva Zelanda y probablemente de los mejores especialistas (además de pioneros) en este tipo de prendas. Desgraciadamente no venden directamente en España a través de su página web, aunque cómo comenté he podido encontrar alguno de sus productos en tiendas especializadas de Barcelona dónde yo vivo.

El mayor inconveniente para usar estas prendas es su coste, casi 60€  por camiseta. Es ciertamente un precio considerable (en Decathlon son mucho más asequibles, pero no las recomiendo ya que se deforman con mucha facilidad despues de unos cuantos usos y lavados). Tengo que decir que a diferencia de lo que ocurre con otras marcas, las de Icebreaker conservan su forma y propiedades lavado tras lavado, y al contrario se vuelven más y más suaves y confortables conforme pasa el tiempo. También son duras y resisten al tiempo.  (Nota: Al cabo de muchos lavados y uso intensivo empiezan a aparecer agujeros en la prenda, probablemente propiciados por la sal que se desprende del sudor ).

Debo decir que al principio me costó un poco acostumbrarme a la sensación de la camiseta sobre la piel en condiciones de mucho calor. Es muy diferente del algodón, y al principio parecía que “picaba” un poco. Esto ha ido desapareciendo conforme las he ido lavando y me he ido acostumbrando.  Había leído en algunos foros que alguna gente decía que son imposibles de llevar con mucho calor. En mi caso las he llevado en pleno verano en la península con cerca de 40º y también en climas muy húmedos cómo los del sureste asiático por ejemplo. Ningún problema.

Es una pasada lo versátiles que son, ya que cuando refresca un poco son mucho más cálidas que las de otros tejidos. Las propiedades naturales de termorregulación de la lana merina que ya mencionamos, significan que mantienen el fresco cuando hace calor, y dan calor cuando hace fresquito.

Otra gran ventaja (muy muy útil cuando viajas) es que es cierto que la puedes usar varios días seguidos sin que apestes, incluso en condiciones de mucho calor y sudor. Quizás no es tanto cómo la leyenda que se ha creado a su respecto  (Aunque el navegador Peter Blake parece que la usó durante 40 días y 40 noches..)  pero sin ningún problema la puedes tener 3 o 4 días seguidos. En condiciones de clima templado, mucho más,  parece que la camiseta no llega a oler nunca. Icebreaker recomienda lavarlas a máquina y no usar suavizante para conservar la fibra lo más intacta posible, pero yo que las he lavado a mano muchas veces durante los viajes puedo asegurar que siguen igual de bien. Al cabo de muchos lavados en condiciones de viaje (es decir a mano y con pastilla de jabón) empiezan a degradarse.  Ciertamente en utilización intensiva, sufren un desgaste más rápido que unas sintéticas.
Otra ventaja importante cuando viajas es que seca muy rápido cuando la lavas, incluso en condiciones de mucha humedad ambiente.

En definitiva mi experiencia con estas prendas no puede ser más positiva hasta ahora y cómo tuve la oportunidad de comentar anteriormente, cuanto más las uso, más las quiero !

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *